10 de octubre de 2012

Consistencia.




(contestando una reflexión publicada en una red social)


Te entiendo amigo, yo también quisiera soñar que estoy en otro sitio, piel junto a piel y los corazones unidos, gozar aventuras asombrosas, contemplar las estrellas, habitar un jardín no la celda a la que llamamos piso; pero estamos donde estamos, tenemos lo que podemos conseguir o aferrar. Hasta es posible que estemos malditos por el acumular cosas que nos esclavizan, y sospechamos que la libertad es tener tiempo para hacer con él lo que nos apetezca, incluso no hacer nada si así lo decidimos y que también libertad es desprenderse de aquello que poseemos.
Basta ya de estar permanentemente ocupado con las tareas rutinarias, con las responsabilidades impuestas por el juego de relaciones perversas que llamamos lo cotidiano, ¿nos hacen felices o sólo nos entretienen?. En realidad –lo intuimos-- no necesitamos la mayoría de las cosas que poseemos, en cambio si nos es preciso el tiempo, tiempo precioso para pensar, para encontrarnos a nosotros mismos y con los otros, eso es lo más importante y apenas le damos importancia.
 Félix Menkar .  10 octubre 2012
de de "Sacudidas y Refracciones" (Apuntes y tramas sociológicos y entornos mentales)
De 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...