17 de julio de 2013

Destino. Poema


Destino


La vida, que parece no tener otro sentido
que nuestra existencia disipada
en un sinfín de ensayos,
en conatos de supervivencia y escapadas,
en búsquedas infructuosas
para calmar la ansiedad,
para disimular la derrota.
¡Hemos sido descubiertos!

Tu presencia efímera, siempre gratificante,
dulce, tierna, suave, tus ojos insondables
en aparente calma, son el contrapunto.
Mas la innombrable no detiene su marcha,
la realidad tozuda que anuncia los cambios, la ofuscación,
el dramático destino, la ausencia de empatía.

No podemos disimular,
es indiferente que en apariencia seas fría,
distante, que te consumas por dentro,
el engaño no persiste y la grieta se expande.
Un susurro, la mirada perdida,
un arrebato de desdén,
un desajuste en la sintonía.

La decisión ya está tomada,
hay protecciones asaltando esperanzas.
No hay nada que hacer,
quizás el lamento o implorar en vano
que el embate hubiera sido con otras armas,
con otros cuerpos, en otro tiempo, de otra manera.

Ojalá hubiéramos perdido la razón
para eliminar la armadura del dolor,
tener el valor suficiente para disolver
las cadenas de los prejuicios.
Traspasar tan execrables fronteras
y separarnos de la tierra quemada
sin oponer resistencia,
sin temer por los obstáculos,
ni tropezar ante las privaciones de la huida.
Olvidar para siempre
este laberinto de futuros desolados.

No hay otro remedio peor que el amor
y el tiempo no indulta.

Félix Menkar
septiembre 2006
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...