23 de abril de 2007

Dadá: la rebeldía, la esencia del arte



El realismo en el arte lleva siglos anclado en la cultura occidental, sus raíces se hunden, bien profundas; es una opción estética y cuenta asimismo con mucha aceptación, su influencia es enorme.
Tan sólo en el siglo XX hubo un movimiento artístico que influyó de manera efectiva y hasta radical a toda clase de inquietos creadores, con persistencia y a la vez de forma subliminal.
Ruptura con lo anterior. El Dadaísmo agazapó tras el velo subversivo la ambivalencia del Dadá –basada en la dualidad destrucción-construcción que introdujo en la obra del arte el sentido de lo perecedero y de la incorrección estética-- .
Dadá fue un atípico movimiento insolente, que hoy en día se estudia en las universidades. Para entenderlo, hay que contemplarlo con espíritu abierto, alejarse de la mirada deconstructiva. Sus intenciones últimas eran acabar de un plumazo con el arte moderno y la civilización burguesa, pero si bien no lo consiguió si se deshizo del convencionalismo materialista para implantar el espíritu inconformista, encaminado hacia una total ruptura, superación y síntesis de los paradigmas lógicos.
A mis compañeros agitadores culturales que con los años han olvidado el compromiso renovador del arte: los postulados dadaístas siguen en la trinchera y en tiempos de crisis y confusión como los actuales son aun mas necesarios, deben emerger y proponer una mayor controversia.
Félix Menkar - 1996
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...