14 de noviembre de 2015

Reflexiones sobre la masacre de París

                                                          de Poem(A)genes de Fmk

El problema es que quienes se postulan
para resolver el problema
son el problema.

 
                                         Antonio Orihuela



La barbarie indiscriminada que destruye la confianza hacia los ‘otros’ es sin duda una obra de locos y descerebrados pero también es consecuencia de las provocaciones ininterrumpidas que hacemos desde este lado blando y educado del mundo llamado "civilizado", que definimos como "igualitario, justo y pacífico" y no lo es; ese, que nos ha tocado por reparto. Sembramos odio y recogemos violencia. La guerra no solo son conflictos o actos de represalia, estamos instalados en ella. Es una guerra global, apacible para el público (que recibe los informes y los detalles en el sofá) que vemos a distancia mientras no nos afecte personalmente y nos la ofrecen unos medios de comunicación, que no olvidemos, no son inocentes de nada. En mayor o menor medida practican la soberbia, la ignorancia, el partidismo, la ambición de poder, el narcisismo, la insensibilidad, el rencor y el soborno. Vendidos a intereses económicos, alimentan el miedo y la venganza, retratan el mundo en tópicos mal-nombrados, enaltecen la fuerza "legal", insultan a los muertos en el hambre o bajo las bombas, y lloran a los próceres muertos en la cama o en el confort del primer mundo. Todas las víctimas son iguales por su condición de victimas pero los responsables somos todos. Detrás de los extremismos y los bárbaros hay poderes que toleramos con la ropa muy blanca y las manos muy sucias. 

13 noviembre 2015
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...