19 de octubre de 2009

Sin trazo, sin voluntad, sin huella


Ayer ocurrió lo esperado,
por fin volví a encontrarme con mi conciencia,
sucedió y voy a firmar la sentencia,
agacharé la cabeza, fingiré la felicidad.
Esperaré ciclos más disolutos
para la osadía y la intrepidez.
Mi intención:
cambiar la bilis por una sonrisa,
desertar del campo de batalla,
como un inútil, un mutilado nihilista,
un despreciable insecto.
Cambiar la inercia del proceso letal
por el óxido de un espejo del paraíso.
El goce de poder hacerlo y no querer,
como quien deja de usar un resorte obsoleto,
el botón innecesario de las emociones viscerales.
Adiós a la edición revisada de las ideas,
bienvenida sea otra vez la estupidez,
el sentido de lo humano,
la corrección de la naturaleza limpia.

Félix Menkar

del poemario "Registro de lo imposible"
19 octubre 2009

2 comentarios:

Viktor Gómez dijo...

Querido Félix:

(.../...)
Nunca te entregues ni te apartes
junto al camino, nunca digas
no puedo más y aquí me quedo.

La vida es bella, tú verás
como a pesar de los pesares
tendrás amor, tendrás amigos.

Por lo demás no hay elección
y este mundo tal como es
será todo tu patrimonio.

Perdóname no sé decirte
nada más pero tú comprende
que yo aún estoy en el camino.

Y siempre siempre acuérdate
de lo que un día yo escribí
pensando en ti como ahora pienso.

Goytisolo

Alicia & Isaac dijo...

¿qué pasó? Vente y charramos delante de una cerveza...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...