20 de junio de 2008

¿Leer, escribir? la motivación, de cerca, de lejos…

Con las reflexiones rabiosas de Harold Bloom, debemos retomar siempre (no olvidarnos) el debate global sobre la necesidad, la posibilidad y la utilidad de generar sendas de lectura que excluyan lo innecesario y remarquen lo indispensable. No podemos leerlo todo, es necesario elegir y establecer criterios racionales para dicha elección.

“…y me doy cuenta de que la balcanización de los estudios literarios es irreversible. La numerosa caterva de resentidos del valor estético de la literatura no va a desaparecer, y engendrará a resentidos institucionales para que los sucedan. Este libro no se dirige a los académicos porque solo un escaso numero de ellos sigue leyendo por amor a la lectura. Tal lector no lee para obtener un placer fácil o para expiar la culpa social, sino para ensanchar una existencia solitaria. Las razones para leer, así como para escribir, son muy diversas, y frecuentemente no están claras ni siquiera para los lectores o escritores más conscientes. Quizás la razón fundamental de la metáfora, o de escribir o leer un lenguaje figurativo, sea el deseo de ser diferente, de estar en todas partes….”

Harold Bloom “El canon occidental” 1995

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...